“afirmaciones de poder para manifestar riqueza y abundancia cómo manifestar el romance”

Imagina que es una balanza.   Por una parte, tienes que acumular en tu día a día emociones positivas con respecto a tu prosperidad, pero por otra parte, debes de reducir la cantidad de emociones / pensamientos negativos sobre el dinero.  O puedes pensarlo como un tren, al cual le pones un motor con tus emociones negativas para que acerque la manifestación que deseas, pero al que también le pones un motor al final del tren para que se aleje, cada que sientes una emoción negativa.  No por nada puede ser tan exhaustivo el tema del dinero, pues tenemos demasiadas emociones contradictorias al respecto.

Últimamente he estado enseñando a mi hija Emily (10 años) cómo manifestar monedas. Hago esto en forma de juego. Cuando estamos fuera caminando juntos, la desafío para ver si puede encontrar más monedas que yo. La primera vez que hice esto, ella era realmente mala en ello. Yo encontraba varias monedas durante nuestro paseo juntos, a menudo ella pasaba cerca de las monedas, sin siquiera darse cuenta. En lugar de encontrar monedas, no se daba cuenta de nada. Las monedas no se registraban dentro de su realidad perceptiva.

Hay una gran cantidad de maneras de cambiar sus creencias sobre el dinero mediante la visualización creativa, pero aquí hay 3 de mis favoritas. Aquí le diremos cómo convertirse en un imán del dinero a través de la práctica de la visualización creatvia.

El dinero es uno de los temas con mayor resistencia en nuestra vida. Lleno de creencias y tabúes que nos impiden manifestarlo, pues nos llenan la mente y emociones de resistencia. Iré publicando algunos ejercicios para ir reduciendo esa resistencia.

Al mismo tiempo se sirve de objetos cotidianos como una bolsa con pelotas de ping pong para representar un pene. “La vida es un experimento y también lo son las relaciones. Nunca se sabe lo que va a suceder. Sigo tratando, y al hacerlo sé más sobre la relación y lo que la mantiene”, dice Pixy Liao.

Hola Karolina, gracias por exponer tu caso. La mayoría de nuestras manifestaciones son el producto de la atención que hemos puesto durante un cierto tiempo a algunos asuntos. Son vibraciones que hemos alimentado durante algún tiempo con nuestros pensamientos, pláticas, lecturas, redes sociales, enseñanzas de nuestros padres y de la gente a nuestro alrededor. La mayoría de ellas no son creadas en un instante. Incluso si comenzamos ya a trabajar sobre nuestras vibraciones, es normal que veamos manifestaciones de las vibraciones que hemos traído con un cierto impulso o momentum desde tiempo atrás. Una enfermedad no es el resultado de algo que pensaste ahora, sino de la repetición constante de un cierto tipo de pensamiento o emoción. De la misma forma, es complicado cambiar esas vibraciones en un instante desde un sentido negativo a un sentido positivo. La misma Ley de atracción nos lo dificulta, pues hace que atraigamos pensamientos en la misma sintonía en que las hemos tenido durante un cierto tiempo. Es como un tren que va en un sentido a toda velocidad. No puedes, ni quieres cambiarle el sentido de 100 km/hr en un sentido a 100 km/hr en el otro sentido. Eso se convertiría en un… Leer más »

Es divertido pensar en este proceso de cambio de enfoque como un cambio de dimensiones, como si estuvieras en sintonía con un espectro de frecuencia de percepción diferente. Esa otra realidad estaba allí todo el tiempo. Simplemente no la podías ver antes porque estabas en sintonía con las frecuencias de percepción incompatibles, frecuencias que hacían el dinero invisible e indetectable por tus sentidos. Tal vez te encuentras en la parte roja del espectro, mientras que el dinero esta en la parte azul.

Saludos y sigo aprendiendo de todos estos procesos que tan atinadamente nos compartes, es un tema que se me dificulta por la gran necesidad de resolverlo que tengo, pero pondré en práctica estos consejos que son fáciles de comprender y pondré todo mi empeño en llevarlos a cabo. Saludos.

Finalmente, ella comenzó a aceptar que sí, realmente hay monedas por todas partes, y ella sólo tenía que darse cuenta de ello. Parecía que empezaba a decirle a sus ojos y a su mente que empezaran a notar las monedas.

Cuando algunas personas se enteran de que vivo de escribir  canciones, les da por contarme cosas. Cosas sobre sus amores, sus relaciones y decepciones. Que sufren de insomnio, de soledad y tristeza. Otras hablan de falta de motivación, de ataques de llanto, de actitud pesimista y dolores de todo tipo.

-Después de unos minutos de bañarte en la luz divina, visualiza una lluvia de billetes de 100 dólares y puedes añadir hasta cientos de millones de dólares. ¡El dinero viene como una lluvia de las nubes de arriba, entrando en el techo de tu casa, y llenando tu habitación!

En cuanto a la infidelidad, la violencia se concreta y materializa en una mayor representatividad femenina en la figura del amante, en la negligencia afectivo–sexual de la persona infiel que en ciertos casos, toma forma de un desamparo cotidiano invisible, destacando un estilo vincular evitante, en el ejercicio de la dominación a través de secretos y mentiras. Y quizás de una manera más elaborada, la violencia fundadora que supone la pareja compuesta por la persona infiel y la amante. Una violencia no asumida que acaba por encontrar su chivo expiatorio en la figura del cónyuge oficial, público. Esta violencia que se concreta en el sacrificio, se ve más claramente quizás en aquellas uniones clandestinas que permiten que la pareja oficial continúe. Estas relaciones en las que la persona amante parece sostener el matrimonio en un frágil equilibrio. Relaciones paralelas en las que la violencia se ceba en al menos dos personas: la oficial y la oculta. El amor así mantiene su carácter sagrado, desplazado a la familia, de la cual la persona infiel difícilmente se deshace. En otras palabras, la religión del amor parece requerir víctimas sacrificiales, que por su condición de género, afecta a la feminidad de manera cualitativa y cuantitativamente distinta, en su detrimento. En la infidelidad esta relación tan particular entre violencia y sagrado tan bien descrita por René Girard (1972), parece materializarse.

Por ejemplo, si tu trabajo apesta y no te pagan muy bien, e intentas manifestar dinero paralelamente, probablemente no va a funcionar muy bien porque cada vez que vayas a trabajar a tu trabajo, corres el riesgo de volver a activar la vibra de sentirte subestimado económicamente.

Estas ideas, si bien llevan consigo la necesidad -muy altruista, por cierto- de tener una relación romántica perfecta, lo único que muestra es que existen aspectos de la personalidad del otro que no nos satisfacen, pero que no expresamos o discutimos de manera asertiva y concertada con la pareja, pues así, estaríamos rompiendo el “encantamiento”.

Entonces te despiertas, tienes todo este dinero, ¿qué es la primera cosa que se te viene a la mente bajo esas condiciones? Opciones, opciones para hacer qué?  Opciones para hacer qué? Opciones para complacerte a ti! Si? Opciones para ser lo que deseas ser, hacer lo que deseas hacer, ir donde deseas ir y tener lo que deseas tener. Esa de ser. Esa libertad de tu ser al nacer. Esa libertad que eres innatamente. Esa libertad que es tu Ser Interior quien se encuentra en el medio de tu vórtice colectando todos los componentes cooperativos que encarnarán la evidencia del sentimiento de tu libertad.

b) Evitar pensar en el dinero, y concentrar tus pensamientos en cosas o temas que te hagan sentir bien, para no activar emociones negativas (lo cual sé que es muy difícil porque nuestro entorno nos recuerda constantemente este tema).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *